6 mitos sobre cuencos tibetanos

En este artículo vamos a contarte 6 mitos sobre cuencos tibetanos que probablemente no conocías.  

Todas las disciplinas orientales se acompañan de historias y leyendas y no siempre es fácil determinar que parte de cierto hay en ellas.

Los cuencos tibetanos al igual que tantas expresiones diferentes de las grandes religiones procedentes de Asia están acompañadas de ese halo de misterio y exotismo que nos encanta y atrae.

Algunos mitos en torno a los cuencos tibetanos

Quizás no lo creas pero muchos de estas ideas preconcebidas se consideran verdad no solo en personas ajenas a las tradiciones orientales, si no algunos que las practican. Esperamos que estas notas te resulten de ayuda para aclarar conceptos.

 Mito 1.

El mito sobre la procedencia. Los Cuencos Tibetanos se fabrican mayoritariamente en Nepal. No en Tíbet. también se fabrican tanto artesanalmente como industrialmente en India. La procedencia no garantiza para nada la calidad del instrumento hoy por hoy se fabrican cuencos también en Alemania, en Francia ,etc.

Hay muchísimos cuencos que se venden para los turistas no para hacer un trabajo personal con el sonido así que vamos a necesitar profundizar en los detalles. La procedencia no es garantía

Mito 2. El aspecto y la pinta del cuenco no aseguran un sonido de calidad.

Continuamos con este segundo mito de los seis mitos sobre cuencos tibetanos que queremos contarte hoy

Hay muchos cuencos que se venden que tienen inscripciones que supuestamente dicen frases importantes, de filosofía antigua, de los libros de Buda, de otros relatos sagrados, etc que en realidad en el fondo no sabemos lo que está diciendo por lo tanto esos cuencos que vienen con inscripciones en general no son buenos cuencos para hacer un trabajo con sonido.

En general son muy bonitos, hay algunos labrados con la imagen de buda o palabras en sánscrito pero eso no garantiza que sea un buen cuenco para trabajar, por lo tanto un cuenco no se elige por su aspecto y diseño, tiene que ser elegido por la calidad, por su sonido, por la sintonía que produce con el comprador. Siempre que puedas escucha el cuenco o valora opiniones de otras personas que lo hayan comprado

Tercer mito sobre cuencos tibetanos

Habrás leído que los cuencos tienen siete metales, utilizados previamente en una aleación antes de ser fabricados y que esos siete metales se corresponden a planetas a días de la semana, a puntos del cuerpo,  en fin a un montón de cosas.

Eso vamos a dejarlo para la literatura y las creencias personales pero lo cierto es que hoy por hoy es difícil encontrar cuencos de siete metales en el mercado.

Los más habituales son  con mucha suerte de cinco o de tres metales. Los mas habituales son de dos, en materiales como el latón o solamente de uno, realizados habitualmente en cobre.

Los fabricantes obviamente no hablan de eso ni es fácil que nos cuenten cómo está conformado el cuenco por lo tanto existe un mito sobre el cuenco de siete metales que no se corresponde con la realidad. Sin duda los hay, pero no son comunes y por tanto se cotizan mas.

Si te dicen este cuenco es de siete metales tendrás que confirmarlo. Además, para obtener un sonido poderoso y bello, no es necesario que el cuenco sea de siete metales. Tenlo en cuenta.

Mito 4. Rituales en las sesiones con cuencos

utilizacion_cuencos_tibetanos

El cuarto mito  está relacionado con la utilización del cuenco acompañado necesariamente de todo un ritual en el que se mezclan velas, incienso, hábitos y ropa blanca, etc.

Las funciones del cuenco y la belleza de su sonido no están relacionadas con ningún ritual.

Es cierto que algunas personas encontramos muchos elementos que se utilizan en los rituales como facilitadores para crear una atmósfera adecuada para la meditación y generar una energía determinada, pero no es necesario.

Mito 5. El misticismo del objeto

El cuenco tibetanos es un instrumento musical,  es para el uso de todos los días y su uso hace que mejoremos nuestra técnica. Considerarlo un objeto sagrado que solo puede utilizarse en momentos de recogimiento o meditación es un error.

Lo puedes usaren en la cocina, en la oficina en el trabajo. Y por supuesto llevarlo contigo al campo o a una reunión familiar (para lo que te aconsejo encarecidamente que uses una funda adecuada) El cuenco es para aquietar la mente, promover un estado de tranquilidad, pero sobre todo, para disfrutar de su sonido.  

Mito 6. Los humano y lo sagrado

El mito número 6 es que los cuencos producen un sonido sagrado. Lo cual es cierto es un sonido sagrado y poderoso, pero también lo es el murmullo de las hojas en el bosque con el viento, el trueno de la tormenta o la risa de un niño.

Lo sagrado aparece ante el que observa, escucha y siente. Un objeto no puede tener esa capacidad intrínseca. Ese sonido es producto de una hecho físico, ni sobre natural ni divino.

Aunque posiblemente esa vibración, esa onda que se convierte en audible en nuestro oído, nos acerque a nuestra visión espiritual de alguna forma que no podemos explicar con datos.

Por lo tanto no pongamos el poder en el objeto sino en nuestra actitud frente a lo que el objeto produce y qué es lo que vamos a hacer con él por lo tanto no te asustes con ese tema y no le des todo el poder al objeto el poder está en nosotros es así hoy y siempre lo fue.