cinco cosas que no debes hacer con tus cuencos tibetanos

En este artículo vamos a explicar algunas cosas que no se deben de hacer y te lo detallamos en cinco errores con cuenco tibetanos que no debes cometer mientras haces sonar el cuenco tibetano.

Todos hemos comenzado sin saber nada sobre la técnica  ni su uso, por ello siempre es aconsejable acudir a talleres con profesionales acreditados y trabajar en nuestra formación.

Como bien sabemos, el sonido y las ondas que lo producen, son la base de los beneficios de los cuencos tibetanos tanto para la mente como para el organismo. Este efecto se traduce en un estado de relajación y meditación profunda en pocos minutos.

Sin embargo, para ello debemos estar versado en la materia  y conocer bien la técnica. Aqui tienes cinco cosas que nunca debes de hacer con los cuencos cantores.

1. No acerques el cuenco a los oídos

Nunca acerques un cuenco al oído ni a la cabeza, ni a la tya ni a la de otra persona. Los sonidos de los cuencos  pueden ser sanadores y relajantes, pero demasiado cerca del oído pueden resultar molestos y si la percusión es fuerte, incluso causar daños.

2. No golpees el cuenco, toca el cuenco

No percutas el cuenco con demasiada fuerza y menos aun si utilizas la parte de de madera de la baqueta. La meditación exige de una atmósfera apropiada que un sonido demasiado fuerte puede romper.

Si estas guiando una sesión de meditación o ejerces como facilitador con cuencos tibetanos sanadores, será un gran error no controlar el timbre y la intensidad del sonido. 

3. Adapta el espacio a tus cuencos.

Si estás haciendo una demostración o un curso, o haces conciertos con cuenco tibetanos, no coloques demasiado juntos los cuencos. Cada cuenco requiere de un espacio alrededor por donde recorrer el exterior con la baqueta.

De igual manera, al estar sentado en el suelo, nuestra posición y el ángulo  que el brazo tiene respeto al suelo,  exige alago más de espacio entre los cuencos para que la adecuada de la baqueta entre en contacto con el cuenco. 

Si usas percutores, ten en cuenta que al golpear, el cuenco tiene algo de movimiento, si los cuencos están  muy juntos, un cuenco podría golpear a otro, rompiendo la relajación y quedando poco profesional.

4. Ponte en el lugar del otro

Nunca comiences una sesión ni ninguna terapia sin tener esto en cuenta. Si ejerces como mediador y utilizas cuencos tibetanos en tus sesiones, debes ponerte en la posición de la persona a la que estamos realizando la sesión.  Si esta en el suelo tumbado, debes tumbarte. Solo así podrás percibir la frecuencia adecuada y ajustar el fuerza con la estás haciendo cantar los cuencos con los que estás haciendo la sesión.

Valor además que en el estado de relajación de la persona que está recibiendo la sesión, su percepción es mayor, más fina y sensible que la tuya. El sonido es un estimulo, pero puede pasar de resultar agradable  a desagradable muy pronto

5. Protege tus cuencos

No dejes tus cuencos sin protección. Utiliza siempre fundas o bolsas con acolchado para trasladar tus cuencos. Una caída desde una mesa al suelo puede ser suficiente para que el cuenco se fisure y quede inservible.

Si la caída no rompe el metal posiblemente lo aboye, causando una distorsión en las notas que produce.

Si haces una sesión y debes de moverte con el cuenco por la sala o alrededor de los participantes, extrema la precaución y el cuidado. No quisiera que mi más querido cuenco antiguo de siete metales hecho a mano se destroce por un resbalón o una caída.

En este artículo te contamos como proteger y limpiar tus cuencos tibetanos.

Esperamos que estos sencillos consejos y detalles los recuerdes y te resulten de utilidad, desgraciadamente son fruto de algunos de mis propios errores. Espero que no los cometas tu tambien.

Última actualización el 2021-10-19 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados