Como se fabrican los cuenco tibetanos

En esta ocasión dedicamos unas palabras al proceso artesano que responde a cómo se fabrican los cuencos tibetanos.

Hay numerosas formas de elaborar cuencos, pero se pueden resumir en dos tipos. Los cuencos que se realizan por medio de técnicas antiguas y métodos ancestrales por artesanos y los producidos en serie, en industrias.

En este caso, por cuenco tibetanos entendemos solo el que se ha hecho de forma manual y con un proceso artesano.

Desde esta modesta web se pretende promover la artesanía nepalí en el mercado nacional

Actualmente desde Tíbet y Nepal se exportan productos artesanales a varios países del mundo. pero no son los mayores productores de cuencos. India y China son los países con mayor producción de cuencos cantores

Proceso artesano de frabricación

Los metales utilizados

Los cuencos cantores o cuencos tibetanos están hechos con 7 metales clave que son:  

  • Cobre
  • Mercurio
  • Hierro
  • Plata
  • Oro
  • Estaño

Cuencos de forja y de molde

La forma mas artesana de producción de cuencos, son aquellos fabricados completamente a forja, comenzando con una placa de metal, que se va calentado en la fragua y martillando para ir dando la forma poco a poco.

En ocasiones se implica hasta a cuatro personas para este laborioso proceso.

Para la fabricación de los cuencos con molde, que es más habitual,  en primer lugar, el metal se calienta a más de 2000 ° C hasta que esté completamente fundido. Este proceso es necesario para los cuencos fabricados con molde.

Después de eso, el metal fundido se vierte en un recipiente que se usa como molde en donde toma la forma primitiva de un cuenco.

La pieza de metal resultante, se calienta de nuevo en el horno antes de que comience el martilleo para ir adquiriendo las diferente propiedades.

Esta parte del proceso de creación puede durar hasta una hora y es bastante dura por el esfuerzo físico que supone y por el ruido de los martillos.

Los  trabajadores están perfectamente sincronizados y altamente concentrados durante esta fase.

Los  trabajadores están perfectamente sincronizados y altamente concentrados durante esta fase.

fabricación cuenco tibetano

Segunda fase en la forja

Después de mucho martillar la pieza de metal comienza a tomar su forma de cuenco que se calienta nuevamente para moldear el metal y luego se martilla de nuevo, hasta que el artesano considera que tiene la forma adecuada.

El cuenco ahora se somete a un tratamiento químico por medio de una mezcla de agua y sal del Himalaya.  La sal hace el metal más suave y más fácil de trabajar. Después se introduce una vez más en el horno, que ahora produce mucho más humo y las llamas se vuelven azuladas porque la temperatura aumenta.

Revenido del cuenco tibetano

Por último se extrae el cuenco y se enfría en agua para que sea maleable y reducir su fragilidad, puesto que ahora hay que hacer el proceso más fino, adelgazar las paredes del cuenco y dar su forma definitiva, otra vez, a golpe de martillo.

Los fabricados industrialmente se refinan con máquinas como por ejemplo tornos, aunque requieren que una persona modele y trabaja el cuenco igualmente

Los cuencos artesanos realizados a mano, son batidos con cuidado a base de pequeños golpes, utilizando técnicas tradicionales basadas en el martillado.

El resultado de esta laboriosa creación puede tardar hasta cuatro horas es un hermoso cuenco cantor.

Propiedades de los cuencos cantores

Los cuencos cantores producen sonidos que inducen un profundo estado de relajación en nuestra mente y cuerpo,  facilitando la entrada en un estado meditativo.

Si alguien tiene algún tipo de tensión, el sonido producido al usarlo de esta manera, escuchándolo, uno puede relajarse

Se asume que la vibraciones coinciden con algunas de las ondas cerebrales, aunque hay poca evidencia científica al respecto, como en el caso de muchas terapias alternativas.

En el pasado en Asia en el Tíbet, India y la mayor parte de Nepal, los cuencos tibetanos fueron utilizados por sus poderes holísticos y curativos, para relajación profunda, reducción del estrés, sanación, reiki y todavía se usan para esos propósitos hoy  en día.

La meditación es una práctica para sincronizar nuestro cuerpo y mente en el momento presente. Es una búsqueda personal para encontrar el significado y propósito de nuestra existencia. Es un viaje a través del cual nos conectamos.

Algunos de los cuencos tibetanos se pintan y decoran. Los originales estan pintados en un color oscuro que se hace utilizando cenizas de leña, primero se quema la madera con la tapa cubierta, que recoge un humo negro formando pequeñas partículas de polvo que se mezcla con líquido para obtener la tinta.

El arte es una forma de expresar tu imaginación en forma visual. El arte es autor reflexión y lo que los artesanos hacen con el cuenco tibetano refleja su arduo trabajo, sus luchas, su pasión por una tradición que no desean dejar morir.

Cuando en un objeto se reconoce el hecho de que ha sido hecho a mano y no por máquinas, te das cuenta de que cada pieza  es una obra maestra.